Siguenos en nuestra nueva aventura bloggera!!!

febrero 22, 2009

Deep Purple y el oficio de rockear

Detrás del escenario, como una ráfaga, movimientos febriles del personal de seguridad prenuncian la llegada de Deep Purple. Al bajar, un abrigado Ian Gillan enfrenta el mal clima con cara de gripe. Un rato después, con la banda ya dispuesta y los primeros redobles de Highway Star marcando el camino, se nota que la garganta del eterno inglés no está en sus mejores noches.

La gira, con fechas muy pegadas entre si, ha cobrado su cuota. Diez minutos después, un corte en el sonido le pone freno a un show que había comenzado con la efervescencia de una botella de gaseosa agitada con furia. Gillan, Paice y Glover fuera del escenario; Steve Morse y Don Airey entretienen a la monada zapando alegremente.

Superado el inconveniente técnico, a remontar el resultado. Saltearon algunos temas de la lista y decidieron volver con un hit (Strange Kind of Woman) para levantar temperatura otra vez. Para quién nunca haya visto a Deep Purple, y créanme que muchos de los que hoy estaban por aquí eran debutantes en la materia, estar frente a una gloria del rock and roll es una experiencia excitante. Cómo no saltar, como no corear cada riff y cada solo.

Del otro lado, para aquellos que han estado ante Purple en las últimas ocasiones en las que nos visitaron, pues bien, no habrán encontrado sorpresa alguna. Quizás ese sea el punto criticable del show: visitas reiteradas con una lista de canciones que no cambia, o apenas lo hace colgando alguna canción que aporte frescura.

El resto, es inobjetable. La ejecución de cada instrumento roza la perfección admirable y algunos clásicos, aunque repetidos y con un Gillan visiblemente desgastado, siguen pegando en el corazón. Como aquella primera vez, como siempre.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

tremeeeendo eh!!!
vamos Ian!!!


ke todavia tenemos deep para ratoooo

Nokenicus dijo...

Gracias por visitar el blog; y con respecto a DEEP PURPLE, que se puede decir, son una leyenda viviente del hard rock, padres de todo lo conocido, es emocionante saber que todavia estan roqueando en cuanto escenario se les cruze, pero particularmente no me gusto el show que dieron en cosquin, ahi que reconocer que ya estan viejitos, Ian ya no tiene la voz de sus comienzos, pero sin desmereser para nada a la banda. unos grossos, pocos como ellos, veremos sus shows en Buenos Aires!!.

Saludos desde www.elmercaditodelrock.blogspot.com